Hogar

¿Cómo lograr la meta de comer sano?

por Yahaira Webber (yahaira.webber@lamegamedia.com)


Lectura de 0 minutos

Aunque muchas veces se piense que esto parece una “misión imposible”, realmente vale la pena reflexionar sobre cómo podemos cambiar algunas “pecadoras” costumbres por alternativas más saludables.

Tal vez, usted se preguntará por qué mis artículos –y la mayoría de mis recetas– son tan insistentes y siempre enfocadas en la importancia de comer bien, tratando de usar menos grasas, azúcar, sal y productos procesados.

Mi recomendación, siguiendo los consejos de tantos expertos que me encuentro en libros, revistas, blogs y programas de nutrición, es que nuestras vidas mejorarán si empezamos a cambiar los estilos de alimentación, acostumbrando a nuestros hijos –y a todos en casa– a sustituir algunas de esas “cosas no tan buenas para la salud” por más vegetales/verduras, frutas, carnes magras, lácteos descremados o de base vegetal, granos integrales, fibra y todo lo que sea natural, preferiblemente orgánico.

Los temas de nutrición y buena salud realmente me apasionan.

Además de seguir todos los consejos e indicaciones de mi doctor, cada documento que exploro me enriquece con aprendizaje para comer sanamente.

En algunas ocasiones, durante mis exámenes de rutina, los resultados alertan y me recetan suplementos de hierro porque la hemoglobina –aunque no se baja– está en un nivel que se debe vigilar. 

Me dicen que es por falta de carne roja; algo que no como desde hace más de 20 años; sin embargo, mi solución inmediata está en las lentejas, los porotos (habichuelas), el brócoli y la quínoa. 

También, las legumbres se convierten en mis mejores amigas porque soy “fanática” de las ensaladas. Las disfruto tanto en casa como en un restaurante o de vacaciones, y lo mismo hace mi hijo. ¡Hasta el momento, parece que le enseñé muy bien! 

Entonces, usted se preguntará, ¿cómo se logra?

En mi caso, fue cuestión de disciplina, seguir consejos del médico y de todos los recursos informativos que leo cada día. 

Para usted, probablemente será más difícil empezar la transición a un nuevo estilo de vida, pero vale la pena intentarlo.

Es posible que sufra los primeros días deseando su soda favorita, una barra de chocolate o una taza de helado. No se desespere, esas sensaciones pasan y usted se adaptará.

No se trata de hacer dietas, es cuestión de comer sano para vivir bien, disfrutando sus alimentos.

Esto es algo que ¡sí se puede! hasta en tiempos de pandemia.       

En enero de 2020, cuando ni siquiera sabíamos que una cuarentena obligada por el COVID-19, alteraría nuestras rutinas, la revista Healthline publicó un artículo titulado: “Cómo la dieta, el ejercicio y el control de peso pueden agregar una década a su vida”.

Escrito por George Citroner y revisado por Dana Kasell, el contenido me cautivó.

Citroner explica cómo “los investigadores identificaron cinco factores importantes del estilo de vida, incluyendo la dieta, el ejercicio y el mantenimiento de un peso corporal moderado”. Advirtieron que “las dos cosas más importantes que se deben evitar son fumar y desarrollar sobrepeso u obesidad”.

Siguiendo el patrón de una alimentación sana y balanceada como principal factor en la lucha contra la prevención de enfermedades, el autor cita a la Dra. Shelley Wood, del Centro Médico del Valle de Santa Clara en California.   

Ella asegura que “los alimentos con alto contenido de fibra se han estudiado ampliamente por los beneficios que brindan en lo que respecta a la salud cardiovascular, incluida la regulación de la presión arterial”.

Estos alimentos –destaca Wood, en el artículo de Citroner– son de origen vegetal e incluyen cereales integrales, frutas y verduras.

Refiere también que “las legumbres, como frijoles, lentejas y guisantes, reducen el riesgo de enfermedades cardíacas y los altos niveles de colesterol e hipertensión”.



 

Localiza La Mega Nota cerca de ti Nuevo

Buscar
Advertisement: PA COVID VAX
Advertisement: The Westmoreland
Advertisement